El Instituto Nacional del Cáncer en Estados Unidos afirmó que el consumo de cannabis podría ser beneficioso para matar las células cancerosas.

El Instituto Nacional del Cáncer, que forma parte del Departamento de Salud de Estados Unidos asegura que los cannabinoides  pueden ser útiles en el tratamiento de los efectos secundarios del cáncer y el tratamiento del cáncer.

Ya sea consumiéndola en productos horneados, bebiéndola en forma de té e incluso rociándola debajo de la lengua o fumándola,  la marihuana previene el crecimiento de los vasos sanguineos que irrigan los tumores, bloquea el crecimiento de células malignas, alivia los espasmos musculares causados por la esclerosis múltiple y beneficia la actividad anti-inflamatoria y antiviral además de aliviar el dolor, calmar náuseas y vómitos y estimular el apetito.

Todo esto fue confirmado en un estudio de laboratorio con pruebas con ratones, luego de que los mismos mejoraran favorablemente después de ser expuestos al cannabis.

El Instituto Nacional del Cáncer, informa además en un artículo en su página web que en los últimos 20 años, los investigadores han estudiado cómo los cannabinoides actúan sobre el cerebro y otras partes del cuerpo. Los receptores cannabinoides se han descubierto en las células del cerebro y las células nerviosas en otras partes del cuerpo. La presencia de receptores cannabinoides en células del sistema inmune sugiere que los cannabinoides pueden jugar un papel importante en la inmunidad de los seres humanos.

 

 

Comentarios