MONTEVIDEO (Sputnik) — El comienzo de la venta de cannabis medicinal legal en Uruguay beneficiará a los pacientes que usan cannabidiol como mecanismo terapéutico, pero los que requieran otro tipo de concentraciones deberán seguir importando, dijo a Sputnik la directora general de la Salud del Ministerio de Salud, Raquel Rosa.

El 19 de diciembre la empresa Medicplast comenzará la venta del primer medicamento legal con cannabis, y “aquellos pacientes que utilicen el cannabidiol como mecanismo terapéutico seguramente se van a ver muy beneficiados, y otros que requieren otras concentraciones seguirán utilizando el mecanismo de importación”, indicó.

El medicamento de Medicplast se denomina Epifractán y tiene dos por ciento de cannabidiol; más adelante la empresa prevé preparar también fármacos con una concentración al cinco por ciento, explicó la semana pasada a esta agencia el director de la compañía, Armando Blankleider.

“El medicamento que se importa tiene distintas concentraciones, algunos tienen dos por ciento, otros cinco por ciento de cannabidiol, y hay algunos que tienen THC (tetrahidrocannabinol, principio psicoactivo de la marihuana), que este (Epifractán) no lo tiene”, dijo Rosa.

El cannabidiol es capaz de activar los receptores cannabinoides del organismo humano y así producir efectos benéficos.

Epifractán “tiene un uso científicamente corroborado por estudios multicéntricos de que cuenta con un alto porcentaje de éxito en epilepsia refractaria y enfermedades del sistema nervioso central como Parkinson, esclerosis lateral amiotrófica, fibromialgia, artrosis, artritis y dolores crónicos, entre otras”, afirmó Blankleider.

Hasta ahora, las personas que querían usar cannabis medicinal en Uruguay para tratar distintas enfermedades debían importar el aceite o comprarlo a fabricantes clandestinos.

En octubre pasado, el ministro de Salud, Jorge Basso, informó que había unos 200 pacientes que importaban medicamentos a base de cannabis.

Cada frasco importado cuesta alrededor de 250 dólares, mientras Medicplast prevé vender su producto en frasco gotero de 10 mililitros a 75 dólares.

El Epifractán debe venderse bajo receta, y Medicplast está autorizada a comercializar el medicamento con cannabidiol “en todas las farmacias comunitarias del país; en los centros asistenciales si lo quieren tener lo pueden hacer, pero no está dentro del formulario terapéutico y no tiene por qué estar”, dijo Rosa.

La directora general de la Salud indicó que no se sabe exactamente cuántas personas pueden llegar a usar el Epifractán, y explicó que para eso hay que esperar “a ver cuál va a ser el requerimiento”

“Va a depender de cuántos médicos lo mediquen, iremos viendo en el correr del tiempo de acuerdo a lo que el laboratorio venda”, señaló.

En los últimos años ha aumentado la importación de cannabis medicinal en este país: en 2014, un año después de la implementación de la ley de regulación del mercado de la marihuana, ingresó a Uruguay el primer paquete de fármacos de cannabis importado, mientras entre enero y agosto de este año fueron 160, reportó el diario local El Observador.

El Ministerio de Salud espera que el medicamento legal de cannabis ayude a bajar el uso de los aceites elaborados con marihuana clandestinos, cuyo contenido es dudoso.

La directora general de la Salud dijo que “supone” que el cannabis medicinal legal ayudará a desalentar el mercando negro, ya que el Epifractán “es una opción terapéutica importante”.

La funcionaria agregó que para el Ministerio era “una preocupación” que la población no tuviera “la posibilidad de acceder a un medicamento que es regulado, controlado y que se sepa lo que tiene en su interior”

“Esa es la gran ventaja que le vemos a esta situación, que frente a esos casos en los que se hace una indicación terapéutica exista un fármaco que tenga con seguridad la dosis que dice tener”, afirmó.

Otros laboratorios

Medicplast no será el único laboratorio que venderá cannabis medicinal en Uruguay: la empresa International Cannabis Corporation (ICC), que produce y vende marihuana recreativa en farmacias del país, prevé comercializar también medicamentos con cannabidiol en el mercado interno e incluso exportarlos.

Por esa razón, la compañía uruguaya cambió su nombre a ICC Labs “para reflejar la oportunidad farmacéutica y medicinal”, indica un comunicado publicado en la Bolsa de Valores de Toronto, donde cotiza.

Rosa informó que ICC Labs “está en su proceso de habilitar su producto”.

“Está en una etapa preliminar, no hay fecha (para que sea habilitado), eso está en manos de la empresa que es la que debe hacer el trámite”, explicó.

Además de Medicplast e ICC Labs “seguramente hay otras empresas que ingresaron solicitudes” de habilitación al Ministerio, “están en estudio, no te sé decir un número, no sé decirte en qué grado de avance están”, añadió la funcionaria.

El Poder Ejecutivo aprobó el 16 de octubre por decreto la “venta bajo receta profesional para las especialidades farmacéuticas con cannabidiol como principio activo, elaboradas a partir de extractos de cannabis de variedades no psicoactivas (cáñamo), con un contenido menor al uno por ciento de THC”.

Un decreto de 2015, que reglamentó la ley de regulación del cannabis de 2013, establece pautas para el desarrollo y venta de productos derivados con fines terapéuticos.

En América Latina, seis países además de Uruguay aprobaron el uso medicinal del cannabis: Colombia, Chile, Argentina, Paraguay, Puerto Rico y México

FUENTE: sputniknews

Sobre el autor

Let me explain something to you. Um, I am not "Mr. Lebowski". You're Mr. Lebowski. I'm the Dude. So that's what you call me. You know, that or, uh, His Dudeness, or uh, Duder, or El Duderino if you're not into the whole brevity thing.

Comentarios