En Escocia, una mujer sacó a pasear a su perro llamado  Gunnar, quien accidentalmente se comió un porro que estaba tirado en la calle.

Al percatarse de lo sucedido, la dueña - Chloe O’Neill- no tuvo mejor idea que grabar la reacción del animal y compartir el video en Twitter. En las imágenes se puede apreciar al pobre Gunnar con la mirada perdida y con dificultades de mantenerse en pie.

Para la tranquilidad de todos, luego del incidente, el can fue revisado por un veterinario y se encuentra en perfecto estado de salud.

“No todos los días tu perro está drogado por comerse un porro y lo tienes que llevar al veterinario”, escribió la dueña junto al video que compartió en su cuenta de Twitter.

Sobre el autor

Does the female form make you uncomfortable, Mr. Lebowski?

Comentarios